El dolor de no tener dinero

Cuando no se expresa el sentimiento de carencia económica, el aura se quiebra y deja salir el dolor de la falta de éxito material en alguna etapa del camino.

¿Pero qué es el dinero? ¿Y por qué se teme y uno huye de él como si fuera el mismísimo diablo?

Es posible que creas que estoy loca por pensar que alguien puede rechazar el dinero pero te voy a contar una historia  —la mía—, desde que a instancias de mi Ser Superior decidí no cobrar por la energía espiritual que con tanto Amor he creado para ayudar a quien lo necesite. Mi Ser Superior ya sabía lo que me iba a suceder pero tenía que aprender esa lección y yo no estaba al corriente de la historia tan desagradable que se da entre las personas cuando unos buscan dar y otros lo reciben como si el dinero fuera gratis.

Para crear la energía espiritual hay que pasar muchas horas encerrado en sí mismo con la intención de descender al fondo del abismo para buscarla. En la dualidad no hay otra opción, o te dedicas a encontrar la basura y sacarla a la luz  con el fin de ascender un peldaño más en la escala evolutiva, o te quedas mirando al cielo a la espera de que te llueva la vida como si no fuera necesario hacer nada más.

El dolor es la base de la experiencia cuando uno pretende alcanzar la sabiduría, no esa que hay en los libros a la que todo el mundo puede acceder sino la que brota del fondo del precipicio cuando la encuentras, la divinidad que se oculta a la vista de quien no está listo para recibir y agradecer lo que recibe.

El montaje fotográfico que os di el otro día fue un experimento para confirmar las reacciones ocultas de algunas personas que me han seguido durante años y he comprobado que mi Ser Superior siempre estuvo en lo cierto e hizo lo posible por advertirme del peligro que había en mi camino si dejaba de cobrar por el dinero espiritual que tan amorosamente doy cuando alguien necesita mi ayuda.

El dinero no se puede comprar con pena y amargura por no ser rico sino con la convicción  de que lo eres por haber desarrollado en ti el valor necesario para enfrentar al dragón en su guarida, siendo aquí el dragón la energía de luz de la mujer que no se rinde ante nada y que siempre está dispuesta a ayudar por encima de su carencia aparente, porque en el fondo de su alma sabe que hay algo más fuerte que nunca la va a abandonar y que al final ese dinero que da con su actividad espiritual se transmutará tarde o temprano en el oro material que necesita para llevar a cabo su proyecto de vida, que incluye la relación con personas que sí son agradecidas.

El dinero es necesario en el mundo material en el que se desarrolla la vivencia del ego —eso nadie lo discute—, pero lo que sí hay que discutir es la forma de obtenerlo para que resulte efectivo el tratamiento de luz que te da cuando lo recibes de alguien que se brinda a ponértelo fácil para que logres tu objetivo de ascender sin pasar por el calvario que se exige a quien tiene la misión de ayudar a sus semejantes.

El dinero no se compra con dolor sino con Amor, tanto del que lo da como del que lo recibe y mientras no entiendas la diferencia entre el dinero material y el oro espiritual difícilmente podrás aceptar que lo que yo te doy cuando hablo contigo es una suma importante de dinero que no se utiliza para comprar más Amor sino penas y dolores innecesarios porque tu alma se siente en deuda al no pagar por el oro espiritual o por tu propio dinero, si llegas a entender que el dinero lo tienes que comprar y que la mejor forma de hacerlo es dártelo a ti primero en forma de luz.

Hoy traigo la imagen de mi propia experiencia como Ser espiritual, con el ego abatido y hundido por no haber recibido lo que me corresponde a lo largo de tantos años de trabajo intenso para romper la coraza del ego y asumir mi propia divinidad, la que llevo oculta para que nadie la vea brillar, porque si lo hace más de uno me preguntaría de dónde salgo y quién ha sido mi Maestro al no entender mi actividad y eso ahora mismo no importa, solo quiero que entiendas que el dinero no vale nada si no estás preparado para aceptarlo desde el corazón.

Para llevar a cabo el cambio si de verdad estás interesado en conocerte a ti mismo hay que jugar con el dinero y observar lo que pasa cuando alguien no paga por su sanación —individual o en grupo— admitiendo que eres un Ser espiritual y como tal eres rico en dinero y eso se contradice con la idea de no pagar.

Espero que este escrito te abra definitivamente los ojos para que la realidad material te ayude a sanar tu problema de dinero si lo tienes, y si no es tu caso espero que lo disfrutes con la alegría y felicidad de saber que eres rico en ambos mundos y que nunca te lo robarán si lo trabajas por dentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: