La sanación del alma de virus

Cuando la Madre se retira a descansar porque ha sufrido demasiado el ataque indiscriminado de todas aquellas personas que no respetan a la mujer, se hace el silencio y el eco de la realidad virtual desaparece como por encanto.

Y ahora te preguntas qué será de ti en el futuro y si tu alma sabrá lo que tiene que hacer para volver a ser como antes de esta sanación. Pero déjame que te diga una cosa, ya nada será igual que al principio, porque tu alma eligió dar este paso para seguir abriendo brechas para asomarte por ellas y ver si hay algo nuevo que observar.

No le tengas miedo a nada, y mucho menos a este virus tan amoroso que llama a la puerta del planeta ficticio de realidad virtual para desprender la basura que se ha quedado pegada en las mentes humanas por efecto de la distorsión del espacio tiempo lineal.

Aquí puedes decirme que hay muchas muertes de por medio y que eso es una realidad, pero permíteme que te lleve la contraria, porque sé de primera mano que la muerte no es más que un cambio de una estructura atómica densa a una más ligera, etérea y luminosa donde solo brilla el Amor.

Abre la ventana y respira el aire de la libertad, porque nadie está seguro de cómo acabará esta historia y si te sentirás obligado a obedecer un día más para evitar tu responsabilidad social de abrir los brazos al virus para recibirlo con Amor y ver si estás preparado para tomar las riendas de la situación y no dejar que el virus te controle.

El alma humana no sabe muy bien qué hacer cuando te encuentras en una situación similar a la que vives, porque no tiene los recursos mentales suficientes para desprenderse de su ego, que es de lo que se trata en esta situación. Date cuenta que el ego lo es todo o prácticamente casi todo si no has hecho un trabajo interno coherente que te permita saber con exactitud cómo te tienes que comportar en una situación así para no dejarte avasallar por la basura mediática que contamina más que el virus.

El remedio a esta historia de película de ciencia ficción es conectar con tu Yo más elevado para pedirle que te hable desde allí de cómo está viendo Él el desarrollo de la acción en este drama que solo busca confundir las mentes para que por fin dejen de pensar por sí mismas y se desconecten de la realidad superior, la que ha creado esta pandemia y la que tiene el remedio sanador más efectivo que hay, que es la salida de la crisis volviendo a conectar con tu alma de Luz o Ser Superior para resolver el conflicto de identidad del alma separada.

La luz del alma humana, la que se debate entre la vida y la muerte por no saber a qué atenerse en el futuro, deja de luchar y se rinde a la evidencia de que hay un Poder Superior que  lo mantiene todo en orden, y solo así el alma descansa de tanta incoherencia emocional y falta de criterio de unidad que nos separa a unos de otros por temor al contagio.

Pero si yo te digo que el contagio no viene de las personas, ni de los besos y abrazos sino de tu alma de virus, la que supura por dentro y necesita una limpieza exhaustiva de tanta basura informática que te aleja de tu centro, ¿cómo lo verías? ¿dejarías de temer al contagio de una mano sanadora, la que te tienden todos aquellos seres que como yo no creen en esta pandemia?

Pregúntate si estás preparado para salir de esta crisis y dale una vuelta de tuerca a tu realidad, porque si crees que estás en peligro es porque hay algo en tu interior que vives como amenaza, ya sea pérdida de poder económico, falta de libertad o pérdida de confianza en la solución más adecuada para todos.

Pero si por un momento pensaras que la Madre nunca deja a sus hijos sin alimento y que si alguien no lo tiene es porque la depredación abusiva de los recursos materiales del planeta ha logrado su propósito de desposeer a los más necesitados para que los ricos coman mucho más, podrías pensar que esa misma Madre es la que toma cartas en el asunto para restablecer el orden y darle a cada uno lo que le corresponde por derecho propio, por ser hijo de Dios en el mundo material.

¡Basta ya de tanta ignorancia permisiva que cierra la ventana para no ver cómo sufre tu hermano! Y abre la ventana a la luz del día para que entre el sol de la mañana y da las gracias por respirar, porque la Madre ha dejado de hacerlo en tu corazón y ahora se dispone a cambiar de traje y dejar que cada uno siga su camino de acuerdo a su decisión.

¿Eres de los que estás preparado para cambiarte de ropa con la llegada de la primavera o prefieres seguir llevando ropa vieja y gastada porque no te atreves a reciclar nada? Pues date la oportunidad de hacer un gran cambio en este día, algo que solo los más atrevidos podrían hacer, como salir a dar un paseo en tu imaginación para ir a buscar a tu alma de Luz y preguntarle cómo se siente estando encerrada en casa.

Puedes imaginar el dolor de tu Ser más elevado, tu Yo espiritual, por haberlo mantenido preso en la cueva sagrada del corazón sin darle la oportunidad de salir a ver lo que hay fuera? El cuerpo de luz del Ser espiritual lleva sufriendo ese encierro durante milenios, ahogado como está con tanta película ficticia de masas de dinero mal utilizado para crear dolor en la Tierra y tanta incoherencia emocional y mental que inunda el cuerpo de luz de serpientes que se pelean entre sí para ver cual se lleva el mejor bocado.

Pero si oyes la Voz que te llega desde lo más profundo del abismo y escuchas el llanto amargo de tu conciencia por no haber sabido responder a la Madre con Amor, es porque estás preparado para dar ese salto que el virus te propone y dejas a un lado el dolor para salir a buscarla al centro de tu pecho y hacer el cambio dimensional con Ella  hasta que se restablezca la comunicación entre los humanos y el virus deje de existir.

Sal desde dentro, alma de Luz que vives encerrada y muéstrale al mundo tu regalo, lo que mejor sabes hacer, lo que quisiste dar y no diste por temor a ser rechazado, besos, caricias y órdenes correctas a tus hijos para que salgan reforzados de este encierro y alejen los miedos de sus mentes. Es tu responsabilidad como madre si lo eres o como padre, que tus hijos crezcan sanos y fuertes con la seguridad de que dentro de ellos está el único remedio que puede acabar con la plaga del desconcierto y falta de Amor entre los humanos.

Asunción Chavarri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s