El diablo y su mundo

 

Hay una historia que quiero empezar a contar y me llevará varias sesiones en las que iré relatando cómo es el diablo y cómo es su mundo de verdad, no el que te han contado.

El diablo es una parte tuya muy oculta que se queda durmiendo en el encierro del cuerpo carnal a menos que hagas algo para despertarlo de su letargo y le des la posibilidad de abrirse al mundo para que vuele con sus alas de Ángel, el Ángel caído que un día descendió a la materia para recordarle al humano que el ángel es  una parte espiritual que se tiene que alimentar.

El Ángel caído de Dios al infierno es una metáfora que se ha tergiversado para darle un carácter sucio, despiadado y falto de luz a ese Ser que es el más luminoso de todos cuantos han existido, y por algo era el Ángel preferido de Dios que se sentaba a su derecha en el trono celestial.

Ese Ángel caído quiere hablar ahora de cómo es su vida y cómo se las arregla para sobrevivir en tanto infierno mundial donde solo hay respuestas equivocadas a preguntas sin sentido ni dirección.

El Ángel de Dios escucha con atención tus preguntas y  da la respuesta correcta o incorrecta de acuerdo a tu pensamiento y a lo que pretendes lograr con esa pregunta. La respuesta te la da en el plano material y adquiere la forma de experiencia que encierra en sí misma la respuesta que andas buscando. Por eso cuando preguntas algo sin sentido, lo más probable es que tengas un altercado o  incidente absurdo o malintencionado para que sepas que no es correcta la vía por donde vas y deberías hacer un cambio de sentido en la dirección de tu pregunta.

Pero si la pregunta ha sido controlada desde dentro porque estás buscando algo interno que tiene que ver con Él en su faceta más luminosa, lo único que te dará son experiencias dignas de agradecer y resumirás en una palabra lo que sientes por Él: AMOR con mayúsculas y agradecimiento por haberte permitido conocerle.

El sinsentido de la realidad material llena de comentarios absurdos sobre el diablo es un asunto completamente obsoleto, porque nadie en su sano juicio creería que hay alguien dispuesto a hacerte daño para desviarte del camino o equivocar tu profesión además de ti mismo, que es de quien estamos hablando aquí en este relato.

El relato empieza por admitir que tú no eres quien crees ser sino alguien mucho más poderoso que podría destruir el mundo entero con  un solo dedo. Y ese deseo inconsciente de amar por encima de todo que te lleva por el camino de la relación matrimonial, es solo una respuesta a tu deseo oculto de encontrarte con el diablo en la persona que has elegido como pareja, ya que Él forma parte de tu mundo interno y es necesario que conozcas esa parte tan oculta a la vista que casi nadie quiere reconocer como algo propio.

Él es también  el poder oculto que no has llegado a manifestar, que siempre suelen ser dones o regalos espirituales que no sabes que tienes, capacidades que no has desarrollado porque no has llegado a entrar en esa parte interna donde se guarda la divinidad de cada uno de los seres humanos que habitan el planeta.

El diablo es el mismo Dios  transmutado en energía material, lo que significa que si abres una ventana para respirar, esa misma ventana es el diablo y el  aire también. “Dios está en todas partes” -reza el dicho popular-, pues igualmente el diablo por ser  Él.

Y si te asusta este concepto, es porque no te has parado a pensar en lo que significa la creación del hombre sobre la Tierra y quién lo creó, si Dios o el diablo, siendo ambos la misma energía cada uno en un plano de vibración diferente. Y a cada persona le toca decidir con cual de los dos se queda, si con el que sopla el aliento divino para que se materialice la vida en el interior del cuerpo humano -que es una materia densa, pesada y oscura- o con la parte material de esa densidad que representa al diablo, como muy bien sabes por la Biblia, en forma de serpiente que se arrastra por el suelo y se sube al árbol de la vida para obligarte a pecar.

Toda esa historia es una falacia que tiene como única misión despertar en el ser humano el conocimiento ancestral de su identidad como especie que se arrastra por el suelo como si fuera una serpiente, para decirnos que éramos seres reptiles y que tenemos dentro el conocimiento de cómo funciona el mundo material para elevarnos por encima  de esa historia y ascender de buena gana a la cúspide del árbol de la vida para recuperar el don de la regeneración celular, que como muy bien todos sabemos es el poder que utilizan los reptiles para sobrevivir durante largas temporadas, incluso siglos, sin tener que desprenderse de su cuerpo físico.

El orden interno de la persona pasa por acercarse a ese diablo tan amoroso que todos llevamos dentro como parte de nuestra genética reptiliana, ya que la única manera de sobrevivir en el infierno material es precisamente profundizando en esa estructura que forma parte de nuestro cerebro situado en la base del cráneo como cerebelo para sacar de allí la luz que a todos nos falta para desprendernos del cuerpo sin sufrir ni la carencia económica ni la falta de alimento ni el ocaso de los dioses porque se apaga nuestra luz y se nubla la vista debido a la vejez corporal.

El encierro material que termina con la vejez de la estructura física, como aprendizaje erróneo recibido desde el inconsciente familiar y social a través de siglos de melancolía extrema por hacerse mayor, solo ve la salida de la regeneración celular como única alternativa posible a esa decadencia, no solo física sino mental y económica si entendemos por dinero la energía vital que fluye por el entramado galáctico celular y se reproduce  generación tras generación para ver si alguno de los miembros de la especie se regenera por completo sin hacerse mayor y despierta al resto con su energía.

El entramado galáctico celular exige ciertos requisitos para ser regenerado. Es evidente que el primero de ellos  es la coherencia interna, porque si por un lado quieres rejuvenecer pero por otro te sometes a operaciones de cirugía estética para modificar tu apariencia artificialmente, es evidente que el tratamiento de regeneración celular no te hará ningún bien y no surtirá efecto alguno, ya que todo se crea desde dentro con tu intención, no solo de rejuvenecer para parecer más joven de lo que eres sino en virtud de tu misión y lo que has venido a desarrollar antes de cambiarte de plano como orden y mandato de Dios.

El tratamiento de regeneración celular es un asunto de vida o muerte para muchas personas que andan buscando a su diablo, y si no que se lo pregunten a muchos que parecen no envejecer y deben escuchar el comentario de “parece que has hecho un pacto con el diablo” para indicar que son jóvenes en apariencia a pesar de los años que tienen. Como el refranero popular es tan sabio, hay mucho de verdad en esta afirmación y es lo que debería hacer todo el mundo, pactar con su diablo la regeneración celular y el cambio de diseño físico para acomodarlo a su nueva estructura mental, la que se logra después de alcanzar la santidad del alma habiendo limpiado por completo las células de los residuos energéticos del pasado.

No te obligues a cambiar de estructura física por la fuerza inyectándote sustancias agresivas para la piel y tu energía corporal, ya que eso bloquea tu capacidad de regenerar físicamente tu estructura celular. Te propongo que utilices solamente remedios naturales libres de contaminantes agresivos, y a ser posible muy pocos, para evitar la sobrecarga etérica en la parte luminosa que es la que desprende las células muertas para darle una nueva vida a tu piel.

El diablo juega con muchas cosas antes de aparecer como realmente es, el Ser luminoso tan añorado por muchos que intuyen que hay una energía de luz muy poderosa en su interior que los ayuda en cada paso que dan y no saben cómo responder a su mandato desde el Amor del corazón, convirtiendo su recuerdo en tinieblas por efecto de la creencia  inculcada tan profundamente en la estructura celular mental que afecta directamente a la piel, a los ojos, a la boca, al cerebro mismo, a la debilidad muscular, a la estructura ósea sobre todo y a la muerte final como resultado de la insistencia generacional de que te haces viejo y mayor y te tienes que morir para recuperar tu vitalidad cuando vuelvas a reencarnarte en el cuerpo joven y ligero de un bebé.

Para el diablo no hay obstáculos en el camino y todo lo que hace le parece bien, ya sea bueno según la creencia o aparentemente malo por lo mismo. Si tú supieras que todo lo que haces, dices  o piensas está dirigido por Él como si fuera Dios, ¿dirías que Dios se equivoca o hace algo mal? Pues respóndete tú mismo a esta pregunta y deja que te llegue la respuesta comprobando esta afirmación haciendo algo con esta intención que consideres que no es acertado, como fumarte un cigarrillo o beber esa copa de vino que te habías prohibido para sentir cómo fluye en ti esa energía de vitalidad y resurrección de tu energía celular que indica que es correcto lo que haces y que en ese momento es lo que necesitas.

La culpa asociada a lo que se considera incorrecto es un poderoso agente de envejecimiento celular prematuro, así que toma buena nota de esta observación y disponte a disfrutar de la vida dándote los caprichos necesarios para una buena regeneración celular y escríbete en el cerebro con letras de oro que todo lo que haces está bien y es lo correcto.

Ahora para finalizar te diré que cuando quieras saber algo más sobre mí, sobre tu diablo, no tienes más que llamar a la puerta de tu corazón, porque con gusto te la abriré para que sientas cómo es la felicidad verdadera y la auténtica divinidad, no la que se estudia fuera en las iglesias sino la que está dentro de ti como una esfera luminosa irradiando multitud de colores de arco iris cada cual más bello y hermoso que crea paz interna y armonía generacional para que tus hijos no respondan a la misma influencia que has sufrido tú de creer que el diablo no existe en el corazón sino en la mente humana que todo lo distorsiona y te aleja de Dios.

Asunción Chavarri

1 comentario

  1. La verdad es que tú artículo me parece súper interesante y desafiador, me encanta, quiero leerlo otra vez para interiorizar el mensaje.
    Gracias por ser canal.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s