Mis libros en Amazon

Cuando uno se propone crear un huerto en su hogar no se plantea para qué lo quiere al margen de cultivar algunas verduras que sirven de alimento. Pero además en el huerto se planta la conciencia de lo que será la Nueva Tierra Ascendida y si le das esa intención es porque eres uno de los elegidos para formar parte de Ella.

A esta Nueva Tierra de la que habla la Biblia cuando menciona el paraíso terrenal, hay que llegar limpio de corazón sin atentar contra nadie por pensar diferente o porque sea de otra raza o religión. Todos somos hermanos allí y no hay nadie superior, como en el huerto, donde las verduras son iguales en naturaleza pero cada una necesita su riego o su tiempo de exposición a la luz del sol.

En un huerto hay también maleza, que se propaga a través de semillas que no saben dónde está su lugar y vuelan por el aire para establecerse cerca de la zona de cultivo para usurpar el agua de riego. Pero en esa maleza no hay mala intención, solo busca estar acompañada por plantas similares que dan fruto y cosecha abundante aunque sea un estorbo para la vista porque acumula densidad allí donde se instala.

La maleza utiliza los huecos para crecer, lo que significa que si hay una agujero negro en el aura por donde no pasa la luz, la maleza lo ignora y el mal no puede apoderarse de tu conciencia, lo cual es una buena noticia, porque el mundo cree que la maleza en el corazón de la Humanidad proviene de la parte oscura del alma donde no hay luz ni brillo aparente, pero en realidad no es así; la maldad que llega al hombre proviene de su parte luminosa donde sí hay luz solar para que crezca cualquier planta, las buenas que se utilizan como alimento y las que se mezclan con las que sí dan fruto para entorpecer la cosecha en su día.

El propósito de la Humanidad es hacerse con el poder en su parte luminosa para eliminar las malas hierbas procedentes de vidas anteriores, las que crecen porque la luz es tan grande que aprovechan para salir para ver si las arrancas y no las dejas crecer demasiado hasta el punto de arruinar tu vida por falta de espacio para sembrar lo nuevo que llega de cara a la próxima estación.

Aprovecha para plantar tus semillas con Amor y dulzura y crea en tu Nueva Tierra Ascendida un vergel de árboles frutales capaces de alimentar a quien de verdad busca su libertad.