Mis libros en Amazon

Hoy te quiero hablar de lo que sucede si uno se guarda la información y no dice lo que le pasa por temor a que le reprendan o por quedar bien con los demás. Es pura basura lo que se traga con el recuerdo inconsciente de que algo no marcha bien en su relación con el mundo, recuerdo que va asociado a la falta de decisión para actuar.

Todo lo que sucede en la vida tiene que ver con la falta de recursos internos a la hora de expresar la emoción y eso significa que hay un dolor que no se expresa o una situación que se queda atascada y se vuelve a repetir hasta que se manifiesta de forma incontrolada haciendo sentir mal al protagonista de la historia de represión, que acaba por sentirse culpable de su comportamiento por no hablar de la emoción en su día.

El lamento posterior no tiene sentido si tienes en cuenta que nadie es culpable y que cada uno hace lo que su alma le pide para sanar los recuerdos enquistados de una mala relación familiar en el pasado, en el sentido de que muchas familias prohíben la expresión para no herir la sensibilidad de quien pudiera sentirse ofendido por palabras inadecuadas.

El hecho de sacar la basura cada día concierne a una limpieza del aura de la emoción reprimida del día, que suele ser la que se viene ocultando de tiempo atrás y se reproduce sin cesar hasta darle una salida digna a lo que no se expresa en palabras. Pero la salida te la explico en otro lugar de la página para evitar la confusión.