Mis libros en Amazon

El orden interno se manifiesta en una actitud de calma ante las circunstancias adversas y en un correcto pensar para evitar la distorsión mental a la hora de actuar para remediar el conflicto.

Los conflictos siempre se refieren a la misma historia, la guerra entre hermanos, unos delante y otros detrás dependiendo de la visión de quien la provoca, que siempre es uno mismo en su fuero interno y proyecta como si fuera un bombardeo de misiles para atacar a su enemigo, al que no le da la razón porque su visión de la guerra es diferente.

¿Te has sentado alguna vez delante de alguien que busca la guerra? Son aquellas personas que tratan de incorporar en sus mentes la justificación a la agresión que perciben del contrario que no piensa igual y le da rabia su postura. Y eso se traduce en un comportamiento agresivo hacia el resto de la gente haciendo de la guerra su principal objetivo en la vida y en la paz.

El momento de calma que te propongo consiste en silenciar tu voz interna frente a la agresión y dejar que todo pase como si fuera una batalla perdida de antemano, ya que la razón no está en ninguno de los dos bandos sino en el Amor, que le dice a la guerra que no existe y que todos los seres son iguales en su parte espiritual por mucho que intenten disimularlo al adquirir una apariencia de maldad que nada tiene que ver con sus realidades internas.

Atrévete a cambiar el orden en la mente y haz un repaso de las guerras que has provocado por tu intolerancia y perdónate a ti mismo como agresor y como víctima de tu propio conflicto interno sin resolver que viene de un pasado muy antiguo que se repite hasta que uno dé el paso de sanar su alma con el Amor dejando a un lado el odio y la violencia de sus antepasados en el tiempo.

Puede que te interese